El PLD sin mediadores para sus conflictos

por el 05/07/18 at 10:48 pm

Danilo Medina y Leonel Fernández

La lucha en el seno del Partido de la Liberación Dominicana ha borrado la capacidad de mediación extendiéndose su conflicto hacia los órganos estatales, como el Congreso Nacional, la Junta Central Electoral y el aparato judicial.

Los que siguen a Leonel Fernández afirman que con la decisión de la Junta Central Electoral de prohibir las actividades partidistas hasta que se declare abierto el periodo para hacer campaña electoral se pretende afectar sus aspiraciones de retornar al Poder Ejecutivo. Julio César Castaños fue acusado de “cobardía” y de actuar con parcialidad.

La ausencia de un mediador confiable dentro de la organización tal y como existía cuando Juan Bosch estaba al frente de la misma, conduce, a leonelistas y danilistas, a encarnizados debates y a estrategias de anulación del contrario que años atrás no se manifestaban en el hoy partido oficial.

Rubén Maldonado, presidente de la Cámara de Diputados, ha dicho que varias sesiones fueron boicoteadas por legisladores de su propio partido. Hace varias semanas trascendió un enconado debate entre el alcalde de Santiago, Abel Martínez y el administrador de la Corporación del Acueducto y Alcantarillado de Santiago, Silvio Durán.  El primero es seguidor de Fernández y el segundo de Medina.

Un ejemplo de la extensión de los problemas internos del peledeismo al ámbito judicial es la advertencia de Laura Pelletier a la Suprema Corte de Justicia de que solo el juez Francisco Ortega Polanco garantiza justicia  en el caso Odebrecht.

Es claro que se refiere a los posibles sustituto del juez Ortega y a los que el oficialismo no tiene confianza, que entiende no responden a su tendencia, ya que fueron designados bajo el influjo del ex presidente Leonel Fernández.

Salvador Jorge  Blanco y Jacobo Majluta escenificaron, en el antiguo Partido Revolucionario Dominicano, hace varias décadas un enfrentamiento intrapartidario que también afectó la marcha del Estado cuando el Senado de la República se dividió en dos lo que sin duda contribuyó a su salida del poder.

El PLD, sin un mediador, entre dos liderazgos fuertes que pugnan por su control, avanza hacia una transacción o el más fuerte impone las reglas del juego, lo que apunta a un debilitamiento del aparato partidario.

Deja un comentario


Protected with IP Blacklist CloudIP Blacklist Cloud