Una lección para combatir la corrupción

por el 12/09/17 at 2:40 pm

Raúl Sendic acaba de renunciar al cargo de vicepresidente de Uruguay nada más y nada menos porque su partido, el Frente Amplio, lo acusó de corrupción, específicamente de malgastar con una tarjeta de crédito oficial 4,000 dólares, suma irrisoria  comparada  con las astronómicas cuentas que tienen los manirrotos funcionarios dominicanos a su discreción.

Raúl Sendic, ex vicepresidente de UruguayEl Tribunal de Conducta Política (Tribunal Ético) del Frente Amplio dice que el acusado “no deja dudas de un modo de proceder inaceptable en la utilización de los dineros del pueblo”.

La postura del Frente Amplio, con tres periodos al frente del gobierno en Uruguay, tiene una gran enseñanza para aquellos que están al frente de la cosa pública en América Latina, donde la corrupción oficial es parte de nuestro pan de siempre.

La pedagogía es que no se puede tolerar el robo de los recursos públicos,  que no puede quedar impune, como  es común en el país.

Ahora que en el país se ventilan casos de corrupción, que no llegan a ninguna condena, más bien se encubren, el  caso de Sendic es muy aleccionador sobre la  única conducta pública que deben adoptar los partidos frente a sus funcionarios en el poder: someterlos a  la justicia para defender los recursos del Estado.

La postura del Frente Amplio de Uruguay, que antes era el Movimiento de Liberación Nacional, mejor conocido como los Tupac Amaru, es la correcta: No se pueden proteger  rufianes que una vez en el Estado solo piensan en su bienestar personal.

Raúl Sendic lleva el mismo nombre un hijo de uno de los fundadores de ese movimiento, quien goza de mucho prestigio en América Latina por su postura política.  Ni siquiera eso le bastó para evitar renunciar.

La corrupción no se combate con discursos, sino con  el ejemplo de  castigar a los osan meter las manos donde nunca debieran hacerlo, sin importar  el cargo que ocupen en la administración pública.

El gobierno del Frente Amplio de Uruguay sacrificó a su vicepresidente por usar a su favor la suma de 4,000 dólares, monto que  cualquier funcionario dominicano gasta en una noche de  farra cargado al Estado.

Una respuestas to “Una lección para combatir la corrupción”

  1. Fonfo Rodriguez

    Sep 12th, 2017

    Es que en dominicana, señor Eli, actuamos siempre ” en vía contraria”. El ejemplo uruguayo no es posible en RD porque los hijos de funcionarios tienen licencias para actuar protegidos por el cargo del padre ( caso Aduanas Santiago), gastar los recursos públicos es su potestad ( ponga el nombre de su preferencia) y ser corrupto es darle un seguro ante su superior ( caso Díaz Rúa, que tiene amarrado al presidente con su silencio)

Deja un comentario


Protected with IP Blacklist CloudIP Blacklist Cloud