Vargas Llosa y Trujillo

por el 05/10/17 at 7:27 am

Cita Mario Vargas Llosa (Arequipa, 1936) que en los  años 70 conoció en el país a un señor que le reveló que a Trujillo “le regalaban niñas, y era una problema para el Jefe, porque él no quería desairar a los campesinos”.

Quien le espetó esa espeluznantes palabras al escritor peruano fue Khalil Haché, y fueron la bujía inspiradora para escribir su novela “La fiesta del chivo”, en la que al igual que varios afamados escritores latinoamericanos como Gabriel García Márquez, Augusto Roa Bastos y otros tratan el tema de las dictaduras. Vargas Llosa hace la apreciación en uno de los capítulos de su  último libro: “Conversación en Princenton”, en el narra su experiencia como profesor invitado por la Universidad de Princenton, Nueva Jersey, institución a la que vendió sus archivos personales.

El texto es una extensa conversación del Nobel de Literatura del 2010 con los alumnos en la cual analiza novelas suyas, como la “Historia de Mayta”,  “La Fiesta del Chivo”, “Conversación en la Catedral”, “¿Quién mató a  Palomino Molero?”, “El Pez en el Agua”  y analiza temas contemporáneos como Periodismo y Literatura, Terrorismo en el siglo XXI.

Me interesa de manera especial el caso de “La fiesta del chivo (2000), una novela que narra las inmundicias que vivió el país durante esa larga noche que fue la tiranía de Rafael Leonidas Trujillo. El novelista toma el personaje femenino de Urania Montás para expresar todo lo que fue esa época.

“Hice una investigación bastante detallada con la idea de descubrir no una historia verídica, sino una novela, es decir, una trama con un material  historia de base, pero en donde la imaginacion y la fantasía pudieron jugar un papel protagónico”, apostilla Vargas Llosa.

La novela ha sido criticada, por los filotrujillistas en el país que consideran que exagera la forma en que trata a su pupilo. Demás  está decir que es y ha sido un éxito editorial y cinematográfico, y “La fiesta del chivo” ha servido para exponer en diversos foros internacionales la realidad nacional o mejor dicho difundir lo que fue ese nefasto periodo de la historia dominicana.

El mismo autor se encarga de contestar la acusación de exagerado que le formulan cuando dice que “aunque parezca mentira, la realidad fue mucho peor que lo que cuento en la novela.”

Me llamó mucho la atención el interés mostrado por los estudiantes de la Universidad de Princenton por República Dominicana, su interés por conocer temas dominicanos, en especial sobre la dictadura de Trujillo.

El Jefe gobernó el país con puño de hierro, hasta el extremo de hacer desaparecer a la oposición con la muerte o su envío al exilio de sus contrarios. Se cuenta que  ese personaje de voz aflautada envileció a gran parte de los dominicanos.

Veo en Urania Cabral un símbolo de resistencia y rechazo de los dominicanos  a Trujillo. Su padre, siendo ella una núbil doncella, la entregó, como si fuera una hetaira, al tirano para su disfrute sexual, hecho que era común del 1930 al 1961. Turbada por esos hechos la joven se marchó al exterior.

Pero a su regreso al país le increpa a su padre el haberla entregado, a sangre fría, al tirano. Su progenitor solo la escucha ya que las condiciones físicas en que se encontraba no  les permitían hablar.

“La fiesta del chivo” es la visión literaria de una de las más primitivas dictaduras que ha padecido Latinoamérica, aunque muchos quieren que el texto hubiera presentado a un tirano descafeinado.

Deja un comentario


Protected with IP Blacklist CloudIP Blacklist Cloud