Una pesadilla orwelliana

por el 24/10/17 at 8:32 pm

 “La comunicación unilateral tiende a convertirse en propaganda, y más, que propaganda la democracia lo que necesita para robustecerse es información, clara, precisa y pertinente” y veraz, le anexo. La reflexión es de la Sociedad Dominicana de Diarios, que alerta sobre la formidable maquinaria propagandística que opera el gobierno.

El objetivo de todo esto es formar la opinión pública con imágenes, versiones favorables al gobierno, para lo cual se recurre a repetir mentiras, verdades parciales,  con la clara intención de crear una percepción favorable en el seno de la población.

Eso recuerda el principio sustentado por Joseph Goebbels, el famoso ministro de Propaganda de Adolfo Hitler, de que repetir una mentira es convertirla en verdad.

Los funcionarios escasamente conceden entrevistas a los medios de comunicación comenzando por el propio Presidente de la República y optan por las llamadas notas de prensa, que no son más que versiones interesadas  de lo que, claro, quieren  que se difunda. Bajo ese esquema  no hay dudas que la población está sub informada.

Basta citar el hecho de que en más de cuatro años de las visitas sorpresa no se permite  la cobertura de la misma y la obligación de los diarios es consumir las versiones, casi siempre, edulcoradas, elaboradas por la Dirección de Comunicación de la Presidencia.

Con la negativa a ofrecer entrevistas a los medios de comunicación se impide al periodista ”transmitir a  los funcionarios, en un intercambio libre y directo, las inquietudes y las palpitaciones que recogen de los ciudadanos”, como bien plantea la Sociedad Dominicana de Diario en el comunicado divulgado el lunes 23, en el que también alerta sobre maltrato a periodistas.

Una comunicación unilateral tiene por objetivo que se escuche una sola voz, un solo contenido: el del emisor que en este caso es el gobierno con todo su aparato propagandístico que abarca medios, digitales, audiovisuales y radiales a lo largo y ancho del país por cierto a un costo muy alto para el erario.

Es como si se quisiera hacer realidad la pesadilla anunciada por George Orwelll en su novela 1984, sobre el control del pensamiento de los ciudadanos.

La Sociedad Dominicana de Diarios, al externar su preocupación sobre la política de comunicación del gobierno, da un paso adelante en el cuestionamiento de la misma, un hecho inédito en la historia reciente del país.

Por suerte, el desarrollo de la comunicación digital ha facilitado la multiplicidad de medios y con ello la diversidad de opciones, que es una forma de romper el cerco informativo del gobierno con sus estruendosas “bocinas”, pero eso es solo un comienzo. Se requieren más esfuerzos para romper la unilateralidad de que habla la Sociedad Dominicana de Diarios por el bien de la democracia.

Deja un comentario


Protected with IP Blacklist CloudIP Blacklist Cloud